A partir de los 6 meses aproximadamente, comienzan a producirse cambios tanto en los cuidados y la alimentación del bebé, como en su interacción y comunicación con los papás.

Para afrontar estos cambios de la mejor forma posible, es conveniente implantar una rutina diaria: comidas, paseo, baño… que ayude tanto al bebé como a la familia. Gracias a la rutina y la repetición diaria de cada una de estas conductas, le ayudaremos en su desarrollo, facilitando la convivencia en casa.

A continuación, te dejamos los primeros alimentos para iniciar la alimentación complementaria según la edad aproximada de tu bebé. Esta información te puede servir de ayuda, así que… ¡Toma nota! 

Es sobre los 6 meses de edad cuando se comienzan a introducir alimentos diferentes a la leche materna o de fórmula en la dieta del bebé, pero sin dejar de aportarle su cantidad mínima de leche recomendada: 500 ml diarios (según la AEP).

Generalmente, se suele comenzar con la introducción de cereales. En primer lugar, a partir de los 4 meses, se puede comenzar con los cereales sin gluten y sobre los 6 meses con los cereales con gluten.

A partir de los 6 meses, se puede ofrecer al bebé purés de verdura y carne y papillas de fruta para merendar. Es aconsejable introducir los alimentos de uno en uno y dejar pasar unos 2-3 días cada vez que se introduzca un alimento nuevo.

En todos estos pasos, puedes ayudarte con los consejos de tu pediatra, que te orientará y recomendará la alimentación adecuada en cada momento.

 

A nivel orientativo, os dejamos las edades aproximadas para ofrecerle al bebé los alimentos principales:

  • A partir de los 6 meses:
    • Cereales con gluten, aunque se pueden ofrecer anteriormente los cereales sin gluten.
    • Se deben evitar aquellas verduras de hoja verde y ancha, como: lechuga, remolacha, nabo, acelgas, espinacas…
    • Se le puede ofrecer el pollo.
    • Se deben evitar las frutas mas alergénicas hasta el año de edad (las que suelen tener pelos o pepitas como el kiwi o la fresa). 
  • A partir de los 7 meses:
    • Se puede comenzar a introducir la ternera.
  • A partir de los 9 meses: 
    • Se puede introducir la carne de cordero y el pescado. Debe ser pescado blanco, el pescado azul se suele introducir a partir del los 15-18 meses. 
  • A partir de los 10 meses:
    • Se puede comenzar a ofrecer el huevo, pero sólo la yema. A partir de los 12 meses si se podría dar el huevo entero. 
  • A partir de los 12 meses:
    • Huevo entero (clara y yema)
    • Inicialmente comenzar su introducción en purés.
    • Yogures y derivados lácteos.
  • A partir de los 18 meses: 
    • Leche de vaca. No introducirla antes del año de vida.

 

 

Según investigaciones sobre la alimentación complementaria y nutrición infantil, la introducción de los alimentos puede ser flexible y cambiante según el desarrollo de cada bebé. 

 

 

 

¿Cómo podemos distribuir las comidas a lo largo del día?

Desayuno: A los bebés alimentados con fórmula se le dará leche de continuación (2) y en este caso, los cereales suelen añadirse al biberón. Se aumentará el número de cacitos de cereales según edad del bebé. Se debe tener en cuenta, que los cereales darán al líquido más espesor, por lo que necesitará una tetina adecuada. También se le puede dar los cereales en forma de papilla, pero en este caso debemos de tener en cuenta, que es más difícil que el bebé tome los 500 ml diarios de leche. En los bebés alimentados con lactancia materna exclusiva, la OMS recomienda mantenerla hasta los 12 meses de edad si es posible.

Comida: la comida por excelencia para mediodía consiste en purés de verdura con carne. Lo ideal es partir de la verdura que más le guste al bebé e ir introduciendo otras diferentes. No se debe usar sal en las comidas que le preparemos. Cuando hayamos cocido las verduras y la carne (estén ambas cocinadas) y las hayamos triturado, se le puede añadir una cucharada de aceite de oliva en crudo.

Merienda: se ofrecerá fruta triturada (sin una textura demasiado fina) y poco a poco sobre los 9 meses, se puede probar y sustituir la papilla por trocitos pequeños o machacados con tenedor.

Cena: se le ofrecerá leche al igual que en el desayuno, donde también se le añadirá, si se desea, cereales.

*El artículo está basado en la Guía de prácticas para padresde la Asociación Española de Pediatría (AEP).  

¿Te ha servido de ayuda?

agregar comentario


Security code
Refrescar