¡El Carnaval está a la vuelta de la esquina! Durante el mes de febrero, las calles se llenarán para celebrar de la forma más divertida posible. Y, como cada año, surgirá la eterna duda: ¿qué disfraz será el elegido?

El año pasado os dimos ideas de disfraces para embarazadas. En esta ocasión, nos atrevemos con recomendaciones para toda la familia. ¿Qué hay más tierno que ver a todos con una propuesta conjunta? ¡Preparaos, que os van a encantar!

Buscando a Wally

No hay nadie sobre la faz de la Tierra que no haya pasado muchas tardes tratando de buscar a Wally. ¡Recordemos nuestros mejores años gracias a este disfraz en familia! Para ello, necesitamos unas gafas, un jersey de rayas –podemos crearlo nosotros mismos- y un vaquero. ¡Así de sencillo!

 

 

Comecocos

Para los fieles seguidores de los juegos retro, este disfraz conjunto de Pac-Man (Comecocos) es una apuesta segura. Con cartulina, fieltro y mucha imaginación, podremos crear un disfraz sencillo y efectivo. Primero, manos a la obra, ¡y luego a jugar!

 

 

¡Manos en la masa!

Es, sin duda, uno de los disfraces más entrañables. Por un lado, si somos grandes fans de las películas de Pixar, este disfraz de “Ratatouille” es ideal para mostrárselo a todos. Por otro, el peque estará monísimo con su disfraz de ratita y, además, no pasará frío. ¡La combinación perfecta!

 

 

Una familia increíble

La segunda parte de “Los Increíbles” llega este verano a los cines. ¿Qué mejor manera de ir calentando motores que con este divertido disfraz? Enfundaos vuestras mallas rojas y demostradles a todos que sois la familia más poderosa e increíble. ¡Incluso nuestro perro, si tenemos, puede disfrazarse con nosotros!

 

 

¡Vamos de Safari!

Para los más aventureros, ¿qué mejor que irnos de safari? Basta con unos pantalones cortos, camisa blanca, calcetines largos y botas o zapatillas deportivas. ¡También podemos utilizar un sombrero para dar más credibilidad! El peque, aunque no sea peligroso, puede hacer el papel de la fiera salvaje.

 

 

LEGO

A todos los niños, y no tan niños, les gustan los juguetes de construcción LEGO. Por ello, este disfraz es ideal para que, durante un día, tengan toda la diversión del mundo. Si es con papis, ¡todavía mejor! ¿Os atrevéis a prepararlo?

 

 

¡Arriba las manos!

Poco hace falta para convertirnos en unos auténticos villanos y hacernos con todo el dinero. Un antifaz, un gorro y una camiseta de rayas negras son suficiente para nuestro disfraz. Además, si queremos, podemos llevar una bolsa para, así, hacer más creíble nuestra propuesta.

 

 

¿Quién es quién?

¿Quién no ha pasado tardes y tardes jugando al “¿Quién es quién?”? Un disfraz sencillo que encantará a todos los que lo vean. ¡Veréis cómo, incluso, interactúan con vosotros!

agregar comentario


Security code
Refrescar