Recetas para bebés

Cuando el bebé cumple su primer año, ya puede comer alimentos de casi todo tipo. Siempre y cuando que su dieta sea sana, equilibrada y alejada de alimentos que le causen problemas en su organismo. En esta ocasión os enseñaremos a preparar un delicioso yogur con plátano.

Cuando el bebé cumple el primer año, su alimentación puede incluir todo tipo de alimentos –salvo alergias-, siempre de forma equilibrada. Por ello, debemos recurrir a diferentes recetas, como, por ejemplo, el requesón con jamón y espinacas.
El ingrediente principal de este plato son las espinacas, cuyos beneficios son bastantes. Entre ellos, destacan los siguientes: protegen el cerebro, reducen las enfermedades oculares y combaten algunos cánceres. Asimismo, fortalecen los músculos y cuidan la piel.

A partir del primer año, el bebé, salvo alergias, puede comer alimentos de todo tipo. Es importante que su dieta sea equilibrada; en ella, tiene que haber espacio para diferentes recetas. Una de las más sencillas y apetecibles es el yogur casero. Hoy, os enseñamos a prepararlo.
El yogur casero tiene múltiples beneficios para la salud del bebé. Es rico en fósforo, magnesio y calcio. Por tanto, favorece el desarrollo de los huesos. Además, es recomendable para problemas del sistema digestivo como el estreñimiento o la diarrea. También es de fácil digestión y puede ayudar a mejorar el sistema inmunológico.

Cuando comienza la alimentación complementaria del bebé, es recomendable comenzar con las frutas, como las manzanas, y las verduras. Éstas tienen un sabor dulce, por lo que el bebé, que, posiblemente, ha estado seis meses con una alimentación exclusiva con leche materna, acepta de mejor forma el cambio.
Hoy os traemos dulce de leche y manzanas. Las manzanas son una fruta ideal para combatir la diarrea y el estreñimiento. Además, estimulan el funcionamiento del hígado y los riñones, eliminando, así, las toxinas del organismo. También ayudan a reducir el colesterol alto, así como las posibilidades de sufrir afecciones cardiovasculares.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la alimentación exclusiva con leche materna durante los seis primeros meses. Pasado este tiempo, comienza la alimentación complementaria del bebé. En ésta, entran en juego la fruta, las verduras y los cereales, entre otros.
Hoy os traemos una deliciosa receta de arroz con leche. Entre sus muchísimas propiedades, el arroz destaca por ser una buena fuente de energía y por tener un alto valor nutritivo (calcio, hierro, vitaminas), por prevenir el estreñimiento y por no tener gluten, lo que permite que se incluya en la alimentación de las personas que padecen celiaquía.

Cuando nuestro bebé cumple sus primeros siete meses, podemos comenzar a introducir nuevos alimentos sólidos. Con ello, comienza la alimentación complementaria, empezando por la fruta y verdura. Éstas tienen un sabor dulce, por lo que los bebés las reciben, normalmente, con los brazos abiertos.
Hoy os traemos una crema de boniato con leche. El boniato tiene altos niveles de vitaminas C, B6, B5, B1 y B2. Además, mejora la visión, es rico en hidratos, minerales esenciales y vitaminas antioxidantes.

De forma general, desde el sexto mes de vida de nuestro peque, podemos añadir nuevos alimentos a su dieta. ¡Comienza la alimentación complementaria! Y, para empezar, es recomendable hacerlo con fruta y verdura. Gracias a su sabor dulce, el bebé acepta el cambio de mejor forma. Es posible que haya estado alimentándose sólo de leche materna durante los primeros seis meses.

De forma orientativa, a partir del sexto mes de vida del bebé, tenemos que empezar a incluir nuevos alimentos a su dieta. Debido a su dulzura, se recomienda empezar con las frutas y verduras. De esta forma, nuestro bebé, que posiblemente ha estado seis meses alimentándose exclusivamente de leche materna, aceptará mejor el cambio.

Hoy os traemos una receta muy rica que, seguramente, volverá locos a los peques, ¡en un buen sentido! Descubramos un poco más sobre los beneficios del puré de coliflor y zanahoria.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el consumo exclusivo de leche materna durante los seis primeros de meses de vida. Luego, es hora de añadir nuevos alimentos en la dieta de nuestro bebé. Comenzamos siempre con verduras y frutas, ya que se caracterizan por ser dulces, lo que hace que no sea un cambio brusco para el peque.

¡Y hoy venimos a hablar de frutas! Hoy os traemos una crema de fruta con la que tu bebé no podrá resistirse. ¡Y vosotros tampoco querréis quedaros sin probarla! ¡Descubramos un poco más sobre los beneficios de este delicioso plato!

A partir del sexto mes de vida de nuestro bebé, podemos introducir nuevos alimentos en su dieta, mediante las papillas y purés: verduras y frutas. Estos son los primeros alimentos que se añaden debido a su dulzura, que permite que los peques reciban este cambio con los brazos abiertos.