A partir del primer año, el bebé, salvo alergias, puede comer alimentos de todo tipo. Es importante que su dieta sea equilibrada; en ella, tiene que haber espacio para diferentes recetas. Una de las más sencillas y apetecibles es el yogur casero. Hoy, os enseñamos a prepararlo.
El yogur casero tiene múltiples beneficios para la salud del bebé. Es rico en fósforo, magnesio y calcio. Por tanto, favorece el desarrollo de los huesos. Además, es recomendable para problemas del sistema digestivo como el estreñimiento o la diarrea. También es de fácil digestión y puede ayudar a mejorar el sistema inmunológico.

Cómo no, para esta receta vamos a utilizar nuestra leche de continuación Capricare, la primera leche de fórmula para bebés hecha a base de leche entera de cabra.

¡Manos a la obra!

agregar comentario


Security code
Refrescar