Blog

Los últimos días de agosto ya están aquí. Con ellos, comienza la recta final del verano y, para muchos, llega el fin de las vacaciones. Toca volver a la rutina y adaptarnos, una vez más, a la vida que teníamos antes de que llegase junio.

Se acaban las vacaciones. Se terminan los horarios flexibles. No tendremos tanto tiempo para pasar con nuestros bebés, con quienes hemos aprovechado cada minuto de este verano. Y es posible que, por eso, nos sintamos tristes. Nuestra particular “depresión postvacacional”.

Ayudar a nuestro bebé en el desarrollo de sus capacidades y habilidades es tan importante como alimentarle o asearlo correctamente. Todo esto influye en su futuro, tanto en el aprendizaje como en las relaciones sociales. Además, las habilidades psicomotoras de los niños afectan a diferentes tareas tan necesarias como la del simple movimiento o coger cosas con las manos.

Existen dos tipos de habilidades: la psicomotricidad gruesa y la fina. Hoy os contamos todo lo que necesitáis saber sobre ambas para que, así, podáis ayudar a vuestros peques en el desarrollo de las mismas.

Con la llegada del bebé, nuestras vidas se transforman por completo desde el minuto uno, desde el posparto. Todo aquello que conocíamos cambia, pero nunca un cambio nos sentará mejor. La alegría que un bebé trae a nuestras vidas no se compara con nada.

Cuando un bebé nace en verano, tenemos que “renunciar” a éste; al menos, de la forma en que siempre lo hemos conocido. Sin embargo, esto no tiene que ser ningún problema. ¡Todo lo contrario! En verano, el buen tiempo nos sienta bien y, además, los horarios nos permitirán disfrutar más y mejor del peque.

De forma general, a partir del sexto mes de vida, podemos incluir nuevos alimentos en la dieta de nuestro peque. Las mejores opciones para comenzar son la fruta y la verdura, pues, gracias a su dulzor, al bebé no le resulta tan brusco el cambio. Recordemos que, posiblemente, se han alimentado exclusivamente de leche materna o de leche de fórmula durante los seis primeros meses.

Ahora que el calor nos acompaña, os contamos las numerosas ventajas que tiene comer fruta en verano, especialmente si son de temporada. ¡Veréis que las propiedades son muchísimas!

Durante los primeros 11 meses de vida del bebé, hay que inyectarles algunas vacunas. El objetivo de la vacunación es prevenir algunas enfermedades muy peligrosas que pueden causarles problemas graves o, incluso, la muerte.

Hoy, os contamos todo lo que necesitáis saber sobre la vacunación de los bebés. Así, estaréis al tanto de todo el proceso y de qué necesita vuestro peque en todo momento. ¡Tomad nota!

Cuando hay un bebé en casa, debemos extremar la precaución. Los peques son impredecibles, por lo que nunca sabemos qué puede ocurrir con ellos. También debemos ser conscientes de que, ante posible accidentes, su organismo y habilidades no están igual de desarrollados que los de un adulto.

Por estos motivos, es imprescindible que los adultos tengamos especial cuidado, no sólo en casa, sino en cualquier sitio. Cualquier descuido por nuestra parte puede suponer un verdadero problema si no ponemos solución a tiempo. En cualquier caso, es mejor prevenir que curar.

La salida de los primeros dientes de los bebés es un momento muy importante en su vida. Con ellos, el bebé entra en una nueva etapa en la que comenzará a vivir nuevas experiencias, especialmente en el ámbito de la alimentación.

Hoy, os enseñamos todo lo que necesitáis saber sobre la dentición de los bebés. De esta forma, cuando a vuestro peque le salgan los primeros dientes, sabréis cómo actuar.

Si vuestro bebé ha nacido o va a nacer en verano, es posible que estéis preocupados. Las altas temperaturas pueden no ser un buen acompañante para sus primeros días. Sin embargo, si tenéis cuidado, debéis saber que nacer en verano sólo va a tener consecuencias positivas en el desarrollo del peque.

Para que todo marche correctamente, es importante que el bebé esté siempre en un lugar fresco. Si suda de forma excesiva, puede que aparezca en su piel “sudamina”. Estos son unos pequeños granos que, aunque no son peligrosos, pueden causarle picores al bebé. Si queréis información más detallada, sólo tenéis que hacer click aquí.

Dejar el pañal es uno de los momentos más importantes de la infancia y de la vida. Requiere de una concienciación y una preparación importante y, como padres, tenemos que tener en cuenta diversos factores. Es nuestro peque el que va a dejar el pañal, no nosotros, por lo que tenemos que esperar y observar cuando estará preparado para ello.

Hay que ser amables y comprensivos, naturales respecto al tema. Vuestra preocupación puede hacer que se genere un sentimiento de culpa en vuestro hijo. No hay reglas mágicas y rápidas, pero sí algunos consejos que nos ayudan a determinar cuándo estará preparado.

Si tu bebé tiene más de seis meses, el plan de ir a la playa es una buena opción. Siempre debemos llevar protector solar, ropa ligera y fresca y algunos instrumentos para evitar que el Sol le caiga de lleno al bebé. ¡La exposición directa al Sol puede hacer mucho daño en su piel!

En otra ocasión, hemos hablado de algunos consejos para un día de playa con tu bebé. Pero ¿cómo debemos actuar después de esta excursión? Los cuidados son similares e igual de importantes, pues permitirán que el bebé vuelva a estar cómodo, limpio y seco.