Blog

La interacción de los bebés con su entorno es fundamental para que estos desarrollen muchas de sus capacidades. Descubrir el “mundo”, especialmente en la naturaleza, es una actividad que, cuando el bebé esté preparado, deberíamos practicar a menudo.

En estas excursiones, es muy importante contar con una muy buena planificación. Aunque nos encante la aventura e improvisar, debemos ser conscientes de que, con un bebé, debemos estar preparados ante cualquier incidencia o imprevisto que puedan surgir.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna en exclusiva hasta los seis meses de edad del bebé. A partir de entonces, es importante que empecemos a introducir nuevos alimentos; es lo que se conoce como “alimentación complementaria”.

Los primeros doce meses de vida son fundamentales en el desarrollo de los peques, y es por eso que debe contar con una dieta que le aporte todos los nutrientes necesarios. En su primer año, las necesidades energéticas de un bebé pasan de 500 calorías a 1.100, aproximadamente.

La labor de los padres es fundamental en el desarrollo de los pequeños. Cuando estos empiezan a interactuar con el mundo, comienzan a descubrir nuevos campos: vocabulario, emociones, realidades… Y, ante esta situación, los libros pueden ayudar de formas inimaginables. Según los expertos, se recomienda leerles un cuento a los bebés antes de ir a dormir para contribuir en esta nueva etapa.

Instagram es la red social de las fotos, de los likes, de los comentarios. Damos por hecho que es una red social hecha por y para jóvenes, para que compartan fotos de sus experiencias diarias y, así, se sientan integrados, ¡pero no es sólo para ellos!

Si pensabais que, como padres, no teníais nada que hacer en Instagram, ¡estabais muy equivocados! Porque hoy os traemos 10 cuentas de “mammy instagramers” que podemos seguir para estar al tanto de las últimas novedades y, a través de sus fotos, aprender nuevas cosas. ¡Todo es posible!

El ciclo de sueño de los bebés es totalmente diferente al nuestro. Estos no duermen toda la noche; a menudo se despiertan, y la razón es que lo utilizan como forma de supervivencia. Se despiertan para “decirnos” que tienen hambre o están incómodos. ¡Y también para ver que seguimos cerca de ellos!

Por lo general, podemos ayudar a los bebés a ir estableciendo un patrón de sueño entre los tres y seis meses. A medida que crecen, estos ciclos de sueños serán más largos y cada vez dormirán de forma más continua y calmada. Eso sí, ¡no es una regla fija! Hay niños que, hasta los dos años, no consiguen dormir toda la noche.

Ser madre o padre no es una tarea sencilla. Desde el primer llanto de nuestro bebé hasta que llegue su independencia, nos enfrentaremos a un sinfín de retos. A veces, serán coser y cantar; en otras ocasiones, no sabremos cómo superarlos –aunque, al final, lo haremos–. Sea como sea, fácil o difícil, hay un hecho innegable: por nuestra parte, haremos todo lo posible para salir victoriosos ante cada obstáculo.

Con nuestro primer hijo, este reto será más difícil. Como madres y padres primerizos, es posible que sintamos miedo ante una nueva situación que abarca muchísimas posibilidades, pero debemos saber que, aunque parece imposible poder con todo, no lo es. Al final, siempre podremos.

Estamos acostumbrados a escuchar que debemos proteger a los más pequeños de los comportamientos y valores que se muestran en los productos audiovisuales, ¡y con motivo! Las series de televisión y las películas, en muchas ocasiones, reflejan actitudes que los niños pueden adoptar, y no siempre son las más adecuadas para su correcto desarrollo.

Sin embargo, en medio de tanto “peligro”, es posible encontrar series infantiles que nos ayuden en nuestra labor de educar a nuestros hijos; series que, por su contenido, por su forma de presentarse, son un claro ejemplo de modelo de conducta que guíe a los niños por el buen camino.

La correcta alimentación de los bebés es fundamental para que se desarrollen de la mejor forma posible. Por ello, debemos hacer todo cuanto esté en nuestras manos para que nuestros pequeños no experimenten ninguna clase de problema durante su crecimiento.

Sin embargo, pese a este exhaustivo control que llevamos a cabo, debemos entender que no siempre depende directamente de nosotros; hay fenómenos más que normales, y también bastante molestos, que se dan en muchos bebés como una parte más en su desarrollo. ¡Pero esto no quiere decir que no podamos ayudar a evitarlo!

Ser padres no es siempre una tarea fácil. Es indudable que los pequeños de la casa nos aportan una felicidad inmensa cada día, con sus carcajadas, su inocencia o sus andares. Sin embargo, en determinadas ocasiones, sobre todo a causa del estrés, nos podemos ver superados por la situación.

Imagina, entonces, que, en lugar de tener uno o dos hijos, perteneces a una familia numerosa, es decir, que tienes tres o cuatro hijos (familia numerosa general) o cinco o más hijos (familia numerosa especial). Como es de esperar, este estrés que hemos mencionado hace poco se incrementa a tales niveles que podemos llegar a sentir, y es lo más normal, que no podemos más.

Ser padre no siempre es fácil. A pesar de nuestras ganas y esfuerzo, en ocasiones, la rutina puede ser superior a nosotros, especialmente cuando somos nuevos en esto de la maternidad y paternidad. La incertidumbre, el desconocimiento o el cansancio pueden causar estragos en nuestro día a día, por lo que es importante que afrontemos esta nueva vida como un reto más que, sin duda alguna, vamos a superar.

En todo momento, es recomendable que contemos con el apoyo de nuestro entorno, para que, de esta forma, la carga no sea tan grande. Sí, es algo que debemos saber desde un primer momento: no pasa nada por pedir ayuda a quienes nos rodean (familiares, amigos…).