Blog

Cuando nuestros hijos son pequeños, tratamos de cuidarlos lo mejor posible para que, de esta manera, puedan crecer fuertes y sanos. Así, los llevamos al médico para que se hagan una revisión, les lavamos los dientes, les compramos la ropa adecuada al tiempo, procuramos que tengan una dieta equilibrada…

Aunque es nuestra labor como padres, hacer por ellos todo lo posible, debemos ser conscientes de que no siempre dependerá de nosotros este cuidado; con el tiempo, crecerán y comenzarán a ser autónomos.

Cuando llega un bebé a casa, comenzamos a familiarizarnos con acciones cotidianas que, hasta entonces, eran desconocidas. Algunas nos acompañarán durante un corto período de tiempo, como puede ser la limpieza del cordón umbilical; otras, sin embargo, estarán a nuestro lado bastante más tiempo, tanto que llegará el momento en que no recordemos cuándo comenzó todo.

Un claro ejemplo de estas últimas es el cambio de pañal, esa temida rutina que, después de dos o tres años, al final, resulta hasta graciosa. Aunque no lo creas, nuestro bebé puede lograr que una simple acción se convierta en toda una aventura; en ocasiones, muy, muy, muy peligrosa a la vez que divertida.

¡Promoción Especial 25% Dto. 2ª Unidad!

Aprovecha esta promoción especial y consigue tu 2ª lata de Capricare 2 con un 25% de dto. hasta el 31 de marzo. Podrás encontrarlas en farmacias, parafarmacias y tiendas online!!!

Cuando nace nuestro bebé, llegan muchas dudas e inseguridades, pues no siempre sabemos cómo debemos actuar para que todo marche de la mejor forma posible. Es una situación muy común, y tenemos que saber que, al igual que nosotros, otros muchos padres han vivido esta situación… y han salido adelante.

¿Por dónde empezamos? Como no podía ser de otra forma, por el principio. Desde el primer momento, es importante que entendamos que cada instante cuenta, y que, desde su primer llanto, el bebé requiere de nuestro cuidado y dedicación para que se desarrolle correctamente.

El período de lactancia es una etapa importante, no sólo para la madre, sino para el bebé. La leche materna contiene numerosos nutrientes que mejoran el sistema inmunológico de los más pequeños y, a largo plazo, su salud: previene alergias, reduce el riesgo de padecer obesidad, disminuye la posibilidad de sufrir problemas respiratorios… Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se recomienda que el bebé se alimente exclusivamente de leche materna durante los primeros seis meses.

Con la llegada de un bebé al hogar, nuestras vidas dan un giro de 180º. Todo aquello que conocíamos hasta entonces cambia por completo y, ante una nueva situación, es importante que nos adaptemos para que todo vaya a la perfección y tengamos en cuenta que sí se puede compaginar con la vida laboral.

Esto no quiere decir que debamos renunciar a todo aquello que hacíamos antes, como es la vida laboral, pero sí debemos contar con una nueva visión de nuestro día a día para que el cuidado del bebé no suponga una carga que termine haciéndonos pensar que no podemos más. ¡Eso es mentira! Sólo necesitas ver las cosas de otro modo.

Una de las principales preocupaciones de los padres es la alimentación del bebé. En torno a este tema surgen muchas dudas e inquietudes: ¿Lo estamos alimentando bien?, ¿Se queda con hambre?, ¿Esta tomando la suficiente cantidad de leche?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no existe una regla exacta que valga para todos los bebés. Cada bebé tiene necesidades diferentes y un ritmo distinto de alimentación y es el pediatra quien nos debe aconsejar en este sentido.

Aunque el invierno se resiste a llegar, tarde o temprano lo hará y más vale estar prevenidos y saber qué es lo mejor para que nuestros peques no pasen frío (o calor) durante los meses de invierno.

“¿Puedo salir a la calle en invierno con mi bebé? ¿Cómo evito los cambios bruscos de temperatura? Se mueve mucho y se destapa, ¿qué hago?”.

Una de las principales preocupaciones de los padres durante los primeros meses de vida del bebé es su estado de salud. Comienzan las dudas e inquietudes ¿Está visita pediatra 3evolucionando bien? ¿Come y duerme lo necesario? ¿Crece a buen ritmo? ¿Lo estamos haciendo bien? ¿Le atendemos como necesita?… Son dudas normales entre los padres y más si son primerizos ya que no tienen una experiencia previa que les sirva de referencia.

Tras nueve meses llega el momento esperado… El parto. Dar a luz a nuestro bebé es un gran momento, una experiencia única y como tal nos agota, aunque la disfrutemos al máximo.

La vuelta a casa implica mucho. Adaptarnos al bebé, sus tomas, sus cambios de pañal, que si llora, que si duerme, aprender a utilizar todos los “trastos” que necesita, las visitas, las molestias en el cuerpo de la mama y un largo etcétera.